Ahora que estamos a final de año, muchos de nosotros hacemos una valoración de todo lo que hemos vivido y aprendido este año que termina, y también pensamos en todo aquello que queremos hacer el año que viene.

Creamos una lista con todo aquello que queremos hacer o que nos gustaría realizar a lo largo del año que entra. Muchas veces esta lista se queda simplemente en una simple declaración de intenciones. Y también muchas veces nos sirve para generar frustración, porque cuando miramos hacia atrás, resulta que nos encontramos que no hemos hecho ninguna de las cosas que nos propusimos con tanta ilusión a principios de año.

Es importante tener unos objetivos claros para sentir que nuestra vida tiene un rumbo, sino muchas veces nos perdemos en la rutina y un buen día nos “despertamos” sintiendo que no somos felices, que nuestra vida no tiene sentido, o al menos en ese momento nosotros no lo vemos.

Este ejercicio de PNL que te propongo te centrará en unos objetivos claros que tendrás que definir. También te ayudará a marcar el rumbo, a centrarte para conseguirlos.

¡Vamos allá!, es sencillo solo sigue los pasos:

  1. Busca un sitio agradable, en el que puedas hacer este ejercicio sin que nadie te moleste.
  2. Acondiciona tu espacio: luz, música, velas, incienso. Coloca todo aquello que te haga sentir relajada/o y tranquila/o. Toma también lápiz y papel.
  3. Respira: cierra los ojos y toma tres respiraciones, sintiendo como te encuentras en este momento.
  4. Haz un salto en el tiempo: colócate como si hoy mismo fuese 31 de diciembre de 2019. Y piensa en todo aquello que te gustaría haber hecho o tener para ese día, puedes hacer una lista, siempre teniendo en tres puntos muy importantes:
    • Tiene que estar en positivo.
    • Tiene que depender de ti el conseguirlo o hacerlo.
    • No puede tener la palabra “NO”, ya que la mente lo tacha. Por ejemplo: “no fumare” es incorrecto, en su lugar diremos “dejare de fumar”.
  5. ¿Qué es lo que más ilusión te gustaría conseguir? Recuerda que ya te has trasladado a 31 de diciembre de 2019
    • ¿Cómo te sentirías si lo tuvieses realizado?
    • ¿Qué sensaciones sentirías en tu cuerpo?
    • ¿Qué escucharías?
    • ¿Qué es lo que verías?
  6. Escribe: ahora que ya sabes eso que mas quieres para el año que viene; empieza a escribirlo con todo lujo de detalles: todo lo que has sentido, visto, oído, olido como si ya lo tuvieses.
  7. Repasa y modifica: todo aquello que quieras hasta que tu escrito quede como a ti te gusta.
  8. Lee: léelo cada día contactando con todo lo que has sentido en los pasos anteriores. Es importante que lo leas a primera hora al levantarte o a última hora cuando te vayas a dormir, ya que tendrás más tranquilidad. Si puedes hazlo dos veces al día para que tenga más fuerza.
  9. Guárdalo: cuando ya lo tengas como gastado y ya parece que te lo sabes de memoria y no contactes con las sensaciones… entonces guárdalo en un lugar que te guste (cajita, sobre…) y lo dejas allí hasta final de año.
  10. Ábrelo y léelo a 31 de diciembre de 2019 y fíjate que es lo que ha pasado.

A continuación te dejo un vídeo sobre la explicación del proceso.

 

 

Un fuerte abrazo,

Amalia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario