Entradas

EFT son las siglas en ingles de Técnicas de Liberación Emocional. También es conocido como tapping o acupuntura emocional sin agujas.

Es una técnica muy sencilla y a la vez súper efectiva para liberar emociones. Todas esas emociones que poco a poco nos van sacudiendo en el día a día.

¿Qué hacemos en EFT?

En EFT mediante pequeños golpecitos estimulamos los meridianos energéticos que recorren todo nuestro cuerpo. Como las emociones son energía bloqueada de todos aquellos disgustos y todos los impactos emocionales que hemos ido recibiendo a lo largo de toda nuestra vida, hay energía bloqueada a lo largo de todo nuestro cuerpo.

Si has oído hablar de medicina china o de acupuntura sabrás o habrás oído, que nuestro cuerpo esta recorrido por canales energéticos que se llaman meridianos. Si alguno de esos meridianos está bloqueado por alguna de las emociones de las vivencias que hemos experimentado, la energía no fluye ni circula de forma correcta y no nos sentimos bien.

Cualquier persona puede practicar EFT, no es incompatible con nada. Sin embargo puede tener muchos beneficios en todos los aspectos de tu vida. Incluso podrás aprender conmigo técnicas para poder utilizar mientras estás en una reunión de trabajo.

Mediante EFT podemos liberar esa energía bloqueada o acumulada, mediante pequeños toques en determinados puntos que corresponden a esos meridianos energéticos.

Puedes aprender EFT haciendo terapia conmigo o bien asistiendo a alguno de mis cursos. También puedes hacer el curso online de “EFT para principiantes” a tu propio ritmo, inscríbete siguiendo el siguiente enlace: http://bit.ly/AmaliaMartinez-EFTU

EFT es una técnica súper útil, súper efectiva y además muy fácil de aplicar.

Accede a las formaciones que imparto desde la página de formación.

Suscríbete al boletín para estar al día de todas las novedades que publico.

¡Gracias!

Un fuerte abrazo,

Amalia

El termino holismo proviene del griego hólos, que podemos traducir por  “todo”, “totalidad”.

El holismo propone que todos los sistemas (sociales, económicos, mentales, biológicos) se deben observar en conjunto, en su totalidad, y no dividirlos en las partes que los componen.

De esta forma una terapia holística es aquella que trata a la persona en su conjunto. Ese conjunto está formado de forma general por las emociones, los pensamientos y la parte física del ser humano.

Quiero ponerte ejemplos:

  • ¿Alguna vez de han dicho algo y al momento has notado como un golpe en el estómago? Seguro que ese algo no te sentó muy bien y por eso notaste la sensación física en la zona del estómago o en el plexo solar.
  • ¿En alguna ocasión has tenido un dolor físico, intenso o que ha durado varias horas? Por ejemplo un dolor de cabeza o dolor en las rodillas. ¿Recuerdas si te pusiste de mal humor o te desesperaste porque aquel dolor no disminuía?
  • ¿En alguna ocasión pensaste en algo, quizás algún problema y empezaste a encontrarte mal? Quizás aparecieron sensaciones de nervios…

En una terapia holística al tratar el “todo” de la persona, se puede incidir en varios sistemas para que esta mejore…

¿Cómo se puede hacer eso?

Dependiendo del “síntoma” de partida quizás es necesario liberar emociones que quedaron atrapadas en nosotros para que la persona pueda seguir avanzando. Se pueden descubrir aquellas zonas del cuerpo que duelen o molestan, ya que la enfermedad es un síntoma de que algo pasa más allá de lo físico. Y después quizás se pueden enseñar recursos para “corregir” la forma de pensar, o para que pueda darse cuenta del momento en que se queda enganchada en un discurso mental que no tiene fin, y que puede provocarle malestar.

De esta forma al incidir, no solo en los síntomas físicos, sino más allá, encontrando el origen de los mismos. La persona puede mejorar más rápidamente. Y no solo hoy, sino por un período de tiempo largo.

Y por último, suscríbete al boletín, a pie de página, para estar al día de todas las novedades que publico.

Un fuerte abrazo,

Amalia