La autoestima es el conjunto de creencias, sensaciones, sentimientos y pensamientos que tenemos sobre nosotros mismos.

Tener una buena autoestima, una autoestima saludable nos acercara, nos permitirá conseguir todo aquello que queremos hacer en nuestra vida y además nos ayudará y permitirá vivir plenamente, como nosotras queremos.

Además es muy importante tener una buena autoestima, una autoestima cuidada, que sea fuerte, para que todas aquellas cosas que nos puedan decir los demás no nos afecten en todos los aspectos. Para poder vivir plenamente todas las experiencias y todas las vivencias que tenemos en nuestra vida.

Muchas veces llegamos a la edad adulta con una autoestima baja, una autoestima minada por todas aquellas cosas que nos han dicho las personas que queremos: nuestros padres, hermanos, familia, pareja o amigos. Muchas veces esas palabras no eran malintencionadas, pero que poco a poco, sobre todo hasta los siete años de edad, han ido menoscabando y dañando nuestra autoestima. Y llega un momento en nuestra vida que tenemos que cuidarnos de ella, fortalecerla.

¿Cómo conseguimos fortalecer nuestra autoestima?

Debido a que el cerebro funciona por repetición. Podemos repetirnos aquello que nos hará fortalecer esa autoestima. Por ejemplo, si durante nuestra vida nos han ido repitiendo: eres tonto, no sacas buenas notas, esto no lo haces bien, no eres capaz de hacer eso… al final lo acabas creyendo y no te crees capaz de hacer determinadas cosas en tu vida, sean las que sean…

Para construir una buena autoestima tendremos que ir haciendo diferentes ejercicios. Uno de los ejercicios, que vamos a hacer hoy, es una Declaración de Autoestima de Virginia Satir, que a mí siempre me ha gustado mucho y que he utilizado muy a menudo, tanto en estados de relajación como leyéndola y repitiéndola constantemente.

Te voy a guiar en una relajación para que tranquilamente, sentada o estirada, puedas ir escuchando mis palabras todas las veces que quieras.

¿Preparada? ¡Haz clic en el video!

Yo soy yo

En todo el mundo no existe nadie exactamente igual a mí. Hay personas que tienen aspectos míos, pero ninguna forma el mismo conjunto mío. Por tanto todo lo que sale de mí es auténticamente mío porque yo sola lo elegí.

Todo lo mío me pertenece. Mi cuerpo, todo lo que hace; mi mente, con todos sus pensamientos e ideas; mis ojos, incluyendo todas las imágenes que ven; mis sentimientos cualesquiera que sean: ira, alegría, frustración, amor, decepción, emoción; mi boca y todas las palabras que de ella salen, refinadas, dulces o cortantes, correctas o incorrectas; mi voz fuerte o suave; y todas mis acciones, sean para otros o para mí.

Soy dueña de mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas y mis temores.

Son míos mis triunfos y mis éxitos, todos mis fracasos y mis errores.

Puesto que todo lo mío me pertenece puedo llegar a conocerme íntimamente. Al hacerlo puedo llegar a quererme y sentir amistad hacia todas mis partes. Puedo hacer posible que todo lo que me afecta funcione para mis mejores intereses.

Sé que tengo aspectos que me desconciertan y otros que desconozco. Pero mientras yo me estime y me quiera, puedo buscar con valor y optimismo soluciones para las preguntas e ir descubriendo cada vez más.

Como quiera que parezca y suene, diga y haga lo que sea, piense y sea en un momento dado, todo es parte de mi ser. Esto es real y representa el lugar que ocupo en este momento del tiempo.

A la hora de un examen de conciencia, respecto de lo que he dicho y hecho, de lo que he pensado y sentido, algunas cosas resultarán inadecuadas. Pero puedo descartar lo inapropiado, conservar lo bueno e inventar algo nuevo que sustituya a lo descartado.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, decir y hacer. Tengo los medios para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva, y para lograr darle sentido y orden al mundo de personas y cosas que me rodean.

Me pertenezco y así puedo construirme

Yo soy yo y estoy bien.

Espero y deseo que te haya gustado esta Declaración de Autoestima repítela cuantas veces quieras ¡cuantas más veces mejor! Para que tu autoestima se fortalezca cada día más.

Además puedes complementar esta Declaración con la Meditación de la Niña Interior.

¡Muchas gracias!

Un fuerte abrazo,

Amalia

EFT son las siglas en ingles de Técnicas de Liberación Emocional. También es conocido como tapping o acupuntura emocional sin agujas.

Es una técnica muy sencilla y a la vez súper efectiva para liberar emociones. Todas esas emociones que poco a poco nos van sacudiendo en el día a día.

¿Qué hacemos en EFT?

En EFT mediante pequeños golpecitos estimulamos los meridianos energéticos que recorren todo nuestro cuerpo. Como las emociones son energía bloqueada de todos aquellos disgustos y todos los impactos emocionales que hemos ido recibiendo a lo largo de toda nuestra vida, hay energía bloqueada a lo largo de todo nuestro cuerpo.

Si has oído hablar de medicina china o de acupuntura sabrás o habrás oído, que nuestro cuerpo esta recorrido por canales energéticos que se llaman meridianos. Si alguno de esos meridianos está bloqueado por alguna de las emociones de las vivencias que hemos experimentado, la energía no fluye ni circula de forma correcta y no nos sentimos bien.

Cualquier persona puede practicar EFT, no es incompatible con nada. Sin embargo puede tener muchos beneficios en todos los aspectos de tu vida. Incluso podrás aprender conmigo técnicas para poder utilizar mientras estás en una reunión de trabajo.

Mediante EFT podemos liberar esa energía bloqueada o acumulada, mediante pequeños toques en determinados puntos que corresponden a esos meridianos energéticos.

Puedes aprender EFT haciendo terapia conmigo o bien asistiendo a alguno de mis cursos. También puedes hacer el curso online de “EFT para principiantes” a tu propio ritmo, inscríbete siguiendo el siguiente enlace: http://bit.ly/AmaliaMartinez-EFTU

EFT es una técnica súper útil, súper efectiva y además muy fácil de aplicar.

Accede a las formaciones que imparto desde la página de formación.

Suscríbete al boletín para estar al día de todas las novedades que publico.

¡Gracias!

Un fuerte abrazo,

Amalia