Si estás leyendo este artículo es porque estás buscando soluciones para los ataques de ansiedad.

La ansiedad, como yo lo llamo, es exceso de futuro. Es el miedo a que suceda alguna cosa que puede suceder… ¡¡o no!!. Y ese miedo puede ser a cualquier cosa que te puedas imaginar: a enfermarnos, a que suceda un accidente, a que aquella persona nos diga esto o aquello o a que nos despidan. Pueden ser infinidad de miedos.

Hoy vamos a hacer una meditación para los ataques de ansiedad, para esos momentos en los que puedes tener dificultades por ejemplo, para respirar.

Los ataques de pánico suelen ser más fuertes que los ataques de ansiedad (aunque tienen el mismo origen) y suelen tener unas características un poquito diferentes de los de ansiedad. Aunque hoy trataremos los de ansiedad.

Los ataques de ansiedad se suelen identificar porque nos cuesta mucho respirar. En un momento determinado, no sabemos porque, tenemos la impresión de que no nos llega el aire, aunque fisiológicamente sí que nos llega. Eso suele suceder porque en esos momentos tenemos un estado de miedo tal que como no podemos huir, que es lo que haríamos como animales (fisiológicamente hablando). En ese momento querríamos huir porque nos sentimos en peligro, nos parece que verdaderamente nos va a pasar algo, que nos va a comer el león que tenemos delante rugiendo. Entra en funcionamiento nuestro cerebro reptiliano, aquel que nos mantenía a salvo cuando vivíamos en cavernas e íbamos a cazar. Sentimos que nuestra vida está en peligro, que vamos a morir.

Una técnica que funciona super bien para cuando tienes un ataque de ansiedad es EFT (Técnicas de Liberación Emocional), puedes leer el artículo aquí.

Como supongo que te encontrarás en ese momento, vamos a hacer ya la meditación, así que

¡¡Dale al Play!!

Espero y deseo que esta meditación te sea muy útil.

¡Muchas gracias!!

Un abrazo,

Amalia

Quizás hayas oído hablar de las ondas cerebrales en algún momento, o has visto algún video. En este artículo te explico qué son las ondas cerebrales y para que nos sirve la información que nos muestran.

Nuestro sistema nervioso está formado por neuronas, que se comunican mediante impulsos eléctricos. Si colocamos pequeños electrodos en la cabeza, se pueden medir estos impulsos eléctricos realizando un electroencefalograma y pueden verse representados en una gráfica.

La gráfica de un electroencefalograma nos muestra el estado en que estamos en el momento de realizarla. Dependiendo de si estamos en sueño profundo o estado de estrés (dos estados extremos) podemos ver ondas más uniformes y de gran longitud u ondas muy poco uniformes de poca longitud.

partes de una onda-amalia martinez
Representación de una onda

Las ondas cerebrales se dividen en varios tipos:

  • Ondas Beta: representan estados de alerta. Alerta referida a nuestra actividad normal de atención en el trabajo o alguna otra tarea que estemos realizando. Estas ondas también se pueden dividir en diferentes tipos. Si estamos en estados de ansiedad serán ondas más irregulares (tendrán menor longitud de onda).
  • Ondas Alpha: estamos en estados de tranquilidad y relajación, son ondas más regulares, puedes ver en la gráfica que la longitud de onda se hace más grande.
  • Ondas Theta: representan estados de meditación profunda, de gran calma y relajación. Ondas Delta: representan estados de sueño profundo.
  • Ondas Delta: representan estados de sueño profundo.
tipos de ondas cerebrales amalia martinez

¿Para qué te sirve la información de estás ondas?

Esta información te muestra gráficamente las alteraciones que sufre nuestro cerebro dependiendo del estado anímico en el que te encuentras en cada momento. Ya sabes, mente, cuerpo y emociones forman un solo sistema, y cada parte influye a las otras.

Una vez sabido esto, cuando te das cuenta de que te alteras por cualquier razón puedes volver a tu estado de calma, de normalidad, influyendo desde el exterior (quizás podríamos decir “artificialmente”) en tu cerebro para reconducir tu estado, que tu cerebro se tranquilice y por tanto se tranquilicen tus emociones y tu cuerpo.

Mediante los sonidos binaurales puedes hacer que ambos hemisferios de tu cerebro de comuniquen y “trabajen” juntos, de forma más eficiente, y así puedes ir pasando de ondas Beta a ondas Theta o Delta, por ejemplo, para poder descansar y recuperarte de una crisis emocional (ansiedad, pánico…), de un disgusto, de una mala noticia, de un shock.

¿Qué son los sonidos binaurales?

Son sonidos de una determinada frecuencia, generalmente generados por un programa informático. Al ser sonidos más bien estridentes y desagradables de escuchar, se suelen poner de fondo en determinado tipo de música a volumen muy bajo para que no los oigamos conscientemente.

Los sonidos binaurales se tienen que escuchar con auriculares, ya que por uno de nuestros oídos entra una determinada frecuencia y por el otro oído una frecuencia diferente; de forma que el cerebro resta ambas frecuencias y se queda con una tercera que es la que le sirve para trabajar, para relajarse y por tanto para generar unas ondas más tranquilas (de mayor longitud de onda).

Deseo que te haya sido útil esta explicación.

Un abrazo!

Amalia

La autoestima es el conjunto de creencias, sensaciones, sentimientos y pensamientos que tenemos sobre nosotros mismos.

Tener una buena autoestima, una autoestima saludable nos acercara, nos permitirá conseguir todo aquello que queremos hacer en nuestra vida y además nos ayudará y permitirá vivir plenamente, como nosotras queremos.

Además es muy importante tener una buena autoestima, una autoestima cuidada, que sea fuerte, para que todas aquellas cosas que nos puedan decir los demás no nos afecten en todos los aspectos. Para poder vivir plenamente todas las experiencias y todas las vivencias que tenemos en nuestra vida.

Muchas veces llegamos a la edad adulta con una autoestima baja, una autoestima minada por todas aquellas cosas que nos han dicho las personas que queremos: nuestros padres, hermanos, familia, pareja o amigos. Muchas veces esas palabras no eran malintencionadas, pero que poco a poco, sobre todo hasta los siete años de edad, han ido menoscabando y dañando nuestra autoestima. Y llega un momento en nuestra vida que tenemos que cuidarnos de ella, fortalecerla.

¿Cómo conseguimos fortalecer nuestra autoestima?

Debido a que el cerebro funciona por repetición. Podemos repetirnos aquello que nos hará fortalecer esa autoestima. Por ejemplo, si durante nuestra vida nos han ido repitiendo: eres tonto, no sacas buenas notas, esto no lo haces bien, no eres capaz de hacer eso… al final lo acabas creyendo y no te crees capaz de hacer determinadas cosas en tu vida, sean las que sean…

Para construir una buena autoestima tendremos que ir haciendo diferentes ejercicios. Uno de los ejercicios, que vamos a hacer hoy, es una Declaración de Autoestima de Virginia Satir, que a mí siempre me ha gustado mucho y que he utilizado muy a menudo, tanto en estados de relajación como leyéndola y repitiéndola constantemente.

Te voy a guiar en una relajación para que tranquilamente, sentada o estirada, puedas ir escuchando mis palabras todas las veces que quieras.

¿Preparada? ¡Haz clic en el video!

Yo soy yo

En todo el mundo no existe nadie exactamente igual a mí. Hay personas que tienen aspectos míos, pero ninguna forma el mismo conjunto mío. Por tanto todo lo que sale de mí es auténticamente mío porque yo sola lo elegí.

Todo lo mío me pertenece. Mi cuerpo, todo lo que hace; mi mente, con todos sus pensamientos e ideas; mis ojos, incluyendo todas las imágenes que ven; mis sentimientos cualesquiera que sean: ira, alegría, frustración, amor, decepción, emoción; mi boca y todas las palabras que de ella salen, refinadas, dulces o cortantes, correctas o incorrectas; mi voz fuerte o suave; y todas mis acciones, sean para otros o para mí.

Soy dueña de mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas y mis temores.

Son míos mis triunfos y mis éxitos, todos mis fracasos y mis errores.

Puesto que todo lo mío me pertenece puedo llegar a conocerme íntimamente. Al hacerlo puedo llegar a quererme y sentir amistad hacia todas mis partes. Puedo hacer posible que todo lo que me afecta funcione para mis mejores intereses.

Sé que tengo aspectos que me desconciertan y otros que desconozco. Pero mientras yo me estime y me quiera, puedo buscar con valor y optimismo soluciones para las preguntas e ir descubriendo cada vez más.

Como quiera que parezca y suene, diga y haga lo que sea, piense y sea en un momento dado, todo es parte de mi ser. Esto es real y representa el lugar que ocupo en este momento del tiempo.

A la hora de un examen de conciencia, respecto de lo que he dicho y hecho, de lo que he pensado y sentido, algunas cosas resultarán inadecuadas. Pero puedo descartar lo inapropiado, conservar lo bueno e inventar algo nuevo que sustituya a lo descartado.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, decir y hacer. Tengo los medios para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva, y para lograr darle sentido y orden al mundo de personas y cosas que me rodean.

Me pertenezco y así puedo construirme

Yo soy yo y estoy bien.

Espero y deseo que te haya gustado esta Declaración de Autoestima repítela cuantas veces quieras ¡cuantas más veces mejor! Para que tu autoestima se fortalezca cada día más.

Además puedes complementar esta Declaración con la Meditación de la Niña Interior.

¡Muchas gracias!

Un fuerte abrazo,

Amalia

La relación con nuestra niña interior es la relación más importante en toda nuestra vida, más importante que cualquier otra relación. Haz esta meditación cada día hasta que tu niña interior esté feliz y sonría. Y luego hazla para que siga contenta, sana y feliz. Juega con ella, diviértete, explícale las cosas que creas que debe saber y sobre todo cuídala y protégela. Visítala con frecuencia y dile que la amas.

En Ho’oponopono la niña interior es nuestro propio inconsciente. Es el que va almacenando todas las experiencias que vivimos como si de un potente ordenador se tratase. Y las guarda en forma de emociones, que es su lenguaje. Si sanamos la relación con él, nos sanaremos a nosotras mismas. Todas las áreas de nuestra vida se verán beneficiadas y encontraremos el bienestar y la felicidad que buscamos.

Y por último, suscríbete al boletín, a pie de página, para estar al día de todas las novedades que publico.

Un fuerte abrazo,

Amalia